miércoles, 8 de agosto de 2007

DOCENTE: MEDIADOR-FACILITADOR

Es el docente, desde su intervención, que propicia de “puente” o “mediador” para que el alumno se vincule positivamente con el conocimiento y por sobre todo con su proceso de adquisición. Es la clave fundamental para el logro del llamado “hábito de estudio” que se lo podría denominar como para ser fiel a las palabras, “Alianza con el Estudio”, ya que el hábito se alcanza en base a la acción repetida mientras que la “alianza” implica vínculo y compromiso; que es en realidad a lo que se apunta.

Esta Alianza es ni más ni menos que el vínculo positivo que se establece con el conocimiento y que se manifiesta en la necesidad e interés por el mismo. Nunca podrá lograrse si el conocimiento se relaciona con situaciones de MIEDO o de CASTIGO.

Por esto, ante todo es indispensable buscar establecer un vínculo afectivo con el alumno. Interesarse por él, ayudarlo, mostrar espíritu de servicio y buena voluntad hacia él, acompañarlo frente a la dificultad (en forma personal o designándole alumnos tutores si fuera posible), alentarlo y respetar sus ritmos o diferencias individuales.

Si el alumno siente que puede confiar en el docente el aprendizaje será posible. Más si se quiebra ese vínculo el aprendizaje no se puede garantizar. El mismo temor y desconfianza que inspira la figura del docente, le inspirará el conocimiento y se cerrará al estudio, y al aprendizaje.

Un diálogo clásico:

Tía: -Me encanta “Lengua”. Es un Área hermosa.
Sobrino: - ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Yo odio Lengua!!!!!!!!!!
Tía: -¿Por qué no te gusta?
Sobrino: -Porque no entiendo nada y encima la profesora es una ¡@ # $ % ^ & *!
Tía: -¿Por qué decís que la profesora es así?
Sobrino: - Mira tía... esa profesora no me explica porque dice que eso yo ya lo tendría que saber; no valora nada del esfuerzo que hago; te contesta de cualquier manera porque parece siempre de mal humor; me pone en evidencia frente a mis compañeros; solo quiere desaprobar a todos; miente y es incoherente. No le interesan los alumnos. Yo creo que va al colegio solo a cobrar un sueldo.

Otro diálogo:

Tía: -Me encanta “Matemática”. Es un Área muy interesante.
Sobrino: - ¡A mí también! ¡Está buenísima!
Tía: -¿...y a vos por qué te gusta tanto?
Sobrino: Tengo una “profe” que es una “genia”. Entiendo todo.
Tía: -¿Por qué decís que es una “genia”?
Sobrino: - ...y... te explica todo hasta que lo entendés. Así vaya mil veces a preguntarle. Es ordenada. Muy exigente pero lo justo y nos respeta a todos. Considera nuestro punto de vista y tomamos decisiones en forma democrática. Bah......Una genia. Se nota que le gusta lo que hace. A ella yo le cumplo siempre... a la de Lengua no.

Docentes como el de matemática del ejemplo, obtienen de sus alumnos aprendizajes efectivos y permanentes en el tiempo... verdaderos aprendizajes.